José Lorenzo Canchola




CUADRO 3

(LUEGO DEL JUEGO CON ÉL, ELLA VA Y SE SIENTA A LA MESA. PAUSA. HACE TRANSICIÓN A ACTITUD DE GRAN DAMA.)

ELLA - ¡Mesero!
ÉL – (CAMBIANDO SU ACTITUD A LA DE MESERO SERVIL, SE LE ACERCA MUY CEREMONIOSO.) A sus órdenes, madame.
ELLA – La carta.
ÉL – (DÁNDOLE LA LIBRETA QUE ANTES UTILIZARA ELLA.) Aquí tiene, señora.
ELLA – (PARA SÍ) ¿Qué será bueno pedir?
ÉL – Me permito recomendarle el platillo especial del día...
ELLA – No le he pedido su opinión.
ÉL – Usted perdone, señora.
ELLA – No sé por qué siempre se tienen que permitir aconsejar.
ÉL – Es que...
ELLA – ¡Es que siempre es lo mismo! Creen que porque una duda ya no podrá elegir lo más sabroso. ¡Qué esperanzas que en París los meseros sean así... Tan... Tan... Tan...
ÉL – Tan comedidos.
ELLA - ¿Tan igualados y metiches? ¡No, qué va! Allá son tan guapos y educados, tan formales y simpáticos. Ese sí que es un servicio digno. ¿O usted qué opina?
ÉL – Sí, señora.
ELLA – Por lo menos el servicio, aquí, es mejor que en otros nacionales. En verdad no está tan mal, y viéndolo bien, usted tampoco está del todo mal.
Él – No, señora.
ELLA – A pesar de pelados como usted, se goza de un ambiente exclusivo.
ÉL – Sí, señora.
ELLA - ¡Y es que, claro, la gente como yo, somos exclusivas de sitios como éste! Es lo único bueno, aquí no entra cualquier gentuza.
ÉL – No, señora.
ELLA – La pelusa es muy molesta. ¡Si viera cómo es de molesta! Es más, a mí como que me dan alergia... Son tan... Tan... Tan... ¡Tan ordinarios!
ÉL – Sí, señora.
ELLA - ¡Ay, oiga, qué no sabe decir otra cosa que no sea ‘sí, señora, no, señora’!
ÉL – Sí, señora.
ELLA – Pues diga algo más. ¡Vamos, hable!
ÉL – Sí, señora, digo, quise decir que como a la señora le plazca. ¿Qué es lo que va a ordenar?
ELLA - ¿Ay, no sé? Es que la carta es tan... Tan... Tan... ¡Tan grandototota! ¿Qué me recomienda?
Él – Todo vale lo cuesta.
ELLA – Ojalá, porque olvidé mi American Expres. ¿Cómo está el platillo especial del día?
ÉL – Parece que no esta tan mal.
ELLA – (COMO SI DESCUBRIERA A ALGUIEN A LO LEJOS) ¡Ay, Dios mío, creo que ya me vio! (A ÉL.) Mire, Tráigame una copa, la que sea. ¡Pero váyase pronto!
(ÉL SE ALEJA Y ELLA SE ESCONDE TRAS LA “CARTA”; LUEGO REACCIONA HIPÓCRITAMENTE ANTE UN PERSONAJE IMAGINARIO)
ELLA - ¡Mira nada más quién está aquí! Seguramente no te vas a morir pronto, Chatis. Estaba pensando precisamente en ti. Me decía, ¿dónde andará esa mujer? Hace mucho que no nos vemos. Tenía unas ganas locas de encontrarte. Pero cuéntame, ¿cómo has estado Chatis?... ¡Qué bueno! Me da mucho gusto... No, no pude ir al coctail. Tuve que acompañar a mi marido a una cena con los Saint du Croix... Bien, estuvo buena la cena, un poco aburrida,, como siempre, y la condesa, como de costumbre, con un modelito precioso. Todas nos queríamos morir de la pura envidia...  No, tampoco a mí me ha querido dar la dirección de su modisto... ¡Ya te vas! Anda pues, no te entretengo... Luego nos echamos un fonazo, o nos vemos en el club... Besitos. (PARA SÍ) ¡Odiosa presumida! ¡La detesto!
ÉL – (TRAYENDO UN VASO CON AGUA.) Aquí tiene, señora.
ELLA - ¿Cuál me dijo que era el platillo especial?
ÉL – No se lo dije. Pero son ostiones al mojo de ajo en salsa de mayonesa.
ELLA – (INCITANTE.) ¡Ostiones! ¿Qué rico, no?
ÉL – Supongo que sí, señora.
ELLA - ¿A usted no le gustan los ostiones? Dicen que son muy buenos para “funcionar”. (JALA LOS PUÑOS HACIA SÍ.)
ÉL - ¿Ah, sí?
ELLA – Sí. Pero, bueno, se ve que usted no necesita de esas cosas. (CRUZA LA PIERNA Y ROZA LA ENTREPIERNA DE ÉL.)
ÉL – Pues... No, francamente no los como muy seguido. Son muy caros.
ELLA – Un poco. Pero si a usted se le antojan, cuando quiera lo invito a comer unos en mi casa. ¡Tenemos muchísimas latas! Es que, sabe, mi esposo necesita tantos ostiones...
ÉL – Ah...
ELLA – Entonces, ¿cuándo va a mi casa? Digo, para que probemos, pruebe los ostiones.
ÉL – Es que a la hora de la comida yo estoy trabajando aquí.
ELLA – (DECEPCIONADA.) Ni modo. Como siempre, tendré que comer sola. Y el postre... También sola. Mi esposo se tarda tanto en venir... al restaurante. ¿Y ustedes que tienen  de postre?
ÉL – Ate de guanábana con queso añejo y miel de maple y cubierto de mermelada de arándanos.
ELLA – (ROMPIENDO EL JUEGO.) ¡Ya, no seas cochino!
ÉL - ¿Por qué?
ELLA - ¿Cómo crees que ate de guanábana, queso y miel de maple? ¡Además, ostiones en salsa de mayonesa!
ÉL - ¿Y qué tiene de malo? Suena muy caro, ¿qué no?
ELLA - ¡Payaso! (REACCIONANDO COMO SI RECORDARA.) ¡Ay, no, qué asco!
ÉL – Ya, no es para tanto. (SE ACUESTA EN LA CAMA MIENTRAS ELLA COME EN SILENCIO) ¿Eres feliz?
ELLA - ¿Por qué lo dudas?
Él - Se me ocurre.
ELLA – (ANALIZANDO LA PREGUNTA) Pus... No sé. Yo creo que sí.
ÉL – Yo creo que no. (PAUSA EN LA QUE ELLA LO MIRA EN SILENCIO.)

 


Montaje en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, producido por "LA PUERTA ABIERTA Roxana Carbajal y Manuel Alaín




 

Actores locales disertarán sobre lo efímero del arte teatral

Continúan este jueves 24 de marzo las actividades del Día Mundial del Teatro en Tabasco con una conferencia, teatro en atril, cine y representaciones escénicas, entrada gratuita

Villahermosa, Tabasco, a 23 de marzo de 2011.
 
“Lo efímero del arte teatral y su trascendencia” y “Teatro mesoamericano” serán abordados por Citlallin de Dios y Margarito Palacios este jueves 24 de marzo a partir de las 19:00 horas en la “Casa Mora, Casa del Escritor”, como parte de las actividades que se realizan en Tabasco para celebrar el Día Mundial del Teatro.
En la segunda jornada de esta semana escénica organizada por el Gobierno del Estado de Tabasco a través del Instituto Estatal de Cultura, el público podrá asistir a diversos eventos que iniciarán a partir de las 19:00 horas con la música de Tamborichocos y las estatuas vivientes del grupo Zankus de teatro y animación urbana en la zona Cicom.
A las 19:30 horas habrá teatro en atril en el auditorio de la Biblioteca Pública José María Pino Suárez con la obra “Los sueños del silencio” de José Lorenzo Olmedo Canchola con el grupo de la Coordinación Estatal de Teatro, bajo la dirección de Francisco Abreu. Participan en el montaje los actores María Elena de la Mora, José de la Cruz González y el propio director. (…)
En este 2011, Tabasco se une a la celebración mundial por medio de una semana de actividades que incluye presentaciones escénicas, lecturas en atril, conferencias, talleres, teatro callejero, proyecciones de cine y la presentación de un libro en diversos recintos culturales de esta ciudad. Acude como invitado especial un grupo teatral del estado de Chiapas.
Cabe señalar que todas las actividades que comprende este programa de artes escénicas son gratuitas y aptas para toda la familia. Los eventos se realizarán en el Teatro del Estado Esperanza Iris, el Planetario Tabasco 2000, la Casa Mora, Casa del Escritor, la Biblioteca José María Pino Suárez, la Galería de Arte El Jaguar Despertado y la Casa de la Trova Tabasqueña “Manuel Pérez Merino” hasta el próximo lunes 28 de marzo.
http://issuu.com/mileniodiario/docs/240311

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2021 José Lorenzo Canchola